5 oct. 2011

Ruptura y espacio.

"...yo no existía, yo era otro […]"
Pessoa.

Después de un año alejado de los libros, la perspectiva aparece y las grietas se abren. Todo trabajo propio se vuelve exiguo, repetitivo, cansado. Pasos que solo nos han traído para comenzar. ¿Comenzar qué?

El vital alejamiento sobre la distancia. Inevitable, indispensable. Lo que hace que la línea regrese a ser punto. Insuficiencia amarga.

El estudio ahora es diminuto con la puerta cerrada.

Retomo los apuntes y el diálogo con el rinoceronte, e iré agregando más al blog, como para obligarme a no pasar por las mismas palabras. De igual forma lo haré con las imágenes.
Solo espero poder ver lo que no hay en el ojo, y para esto sí que me ha servido ser ilustrador.


Sirva pues para replantearlo todo y empezar de nuevo una vez más.