8 abr. 2008

malalletra







I. UN CIELO ENORME

No hay sol alguno, solo este cielo que parece un océano interminable.
Extraviados, être égaré
, somos un viento que nunca se detiene.
Por la noche las nubes se vuelven aves negras.
Yo duermo.

II. UNA CAJA.

Despierto y un cielo amarillo me mira.
Todo se ha marchado, sólo las nubes pasan despacio.
¿Y si todo fuera una enorme nube?
Como abrir una caja de latón y dibujar mi nombre
Guardo las nubes en ella.

III. LAS NUBES.

Las tardes son largas como una enorme escalera que sube al cielo y nunca termina.
Abro mi caja y dejo que las nubes salgan, se cuelgan del cielo, tienen alas.
Yo juego.

IV. UN SUEÑO

He pensado en volverme nube, guardarme en una caja y convertirme en barco.
Navegaría ese inmenso mar.
Me duermo.

V. MI NOMBRE.

Mañana despertaremos en otro lugar.
En silencio, siendo noche, entonces, abriré la caja y leeré: “Mi nombre es Galo”.
Me vuelvo sueño.


Malalletra, fanzine editado por Laia Calvet.